Noticias desde Buenos Aires

LATIDOS POR HÉCTOR DE LA FUENTE DEL DIARIO NUEVA RIOJA TOMADO CON PERMISO DE LA EDITORIAL FAMATINA ´´De los eternos vaivenes en la salud de la presidenta argentina que-ahora- está aquejada de una molesta faringo-laringitis severa que requirió un necesario y prudente reposo presidencial para evitar complicaciones a la fatiga del gran Papa argentino Francisco que fue operado en 1980 de urgencia de una vesícula gangrenosa cuando era Bergoglio por el mismo cirujano vascular que en 1993 operara al por entonces presidente riojano Carlos Saúl Menem, Juan Carlos Parodi. El papa argentino, hiperactivo, también fue operado de un pulmón y una parte de este le habría sido extirpado, por ello, su mérito es triple dada su hiperactivadad y extrema laboriosidad. Pasamos del querido Papa argentino al brasilero Neymar y su imprevista fractura de una vértebra lumbar 3, zona peligrosísima, realmente, de la frágil y delicada columna vertebral a un leve desgarro en el muslo -por stress muscular y fatiga- de Di María. Este futbolista argentino, junto al también desgarrado Kuhn Aguero, es quien se trata con células madre en un mundial no apto para cardíacos e hipertensos.Las células madre, constituyen ya el arma fundamental de la más moderna medicina que es la regenerativa y son el avance de siglo 21 en la medicina moderna como antes fueron para el siglo 20 las vacunas y los antibióticos. Es así, pese a que este gobierno, inexplicablemente, prohibió ciertos avances científicos locales en otros músculos estriados: el cardíaco o por su nombre más técnico miocardio...! Ojalá no prohiba las transfusiones de sangre...en otro dislate y van... También vivimos por estos emotivos días el pronóstico agorero del propio médico personal de Cacho Castaña, rápidamente desmentido por la realidad, a la conmoción por muerte del gran Di Stefano a sus 88 de edad de un infarto. Este genio futbolista argentino del bajo perfil, residente en España, del que se dice con acierto que fue, tal vez, el mejor de todos salvo que por la ausencia de televisión no figuró y esto lo perjudicó como fenómeno mediático y de marketing que pudo haber sido porque nació antes de tiempo. EFEMÉRIDES Las noticias de salud y medicina generan conmoción a veces, estupor en otras oportunidades o transferencia de emociones y pasiones pero nadie puede... o debe ser indiferente, en principio, a estos avatares porque a cualquiera le puede pasar algo en el cuerpo, en la salud. Tal es así que hasta el argentino más poderoso lo sufrió en carne propia, hace 40 años, nos referimos, claro está, al mítico general Juan Domingo Perón, quien fue recordado, de manera amplia, en su efemérides este 1 ero de Julio. El fundador del justicialismo, era alguien quien gustaba que le digan general a pesar de haber sido político y por tres veces presidente electo de los argentinos. Este argentino sufrió un raro síndrome como el héroe francés de la segunda guerra mundial De Gaulle, ya que debieron haber pensado por entonces que no había nacido el cirujano capaz de operar a Perón. Y estos dos generales de la historia, guste o no, en ella están.Perón, por caso, ni siquiera recibió un cateterismo coronario diagnóstico en 1973 o 1974, la técnica diagnóstica patrón de oro para evaluar la severidad, grado y localización de las milimétricas pero estratégicas obstrucciones coronarias, que en el caso del político argentino le provocaron debido a su stress político como mínimo dos infartos previos a su deceso. Un método mínimamente invasivo que ya estaba en el país -desde 1966- motorizado en el país por el cardiólogo Luis de la Fuente, un pionero en el Sanatorio Güemes. Médico que todos conocen y que ni hace falta aquí mencionarlo o citarlo para un galeno que por entonces atendía a los dos hermanas de Eva Perón y que fuera sondeado por varios gobernadores del interior del país y del PJ para atender al general Perón. Sin embargo, el entorno de Perón, sobre todo López Rega, le impidió acceder vaya a saberse debido a que bolilla ´´negra´´ médica o interna científica, a pesar que no actuaba en política... El diario Ámbito Financiero, hace años publicó la certera versión que Perón requería un triple bypass aortocoronario y este columnista de salud concuerda con este diario en este importante dato histórico. El entorno médico de Perón, que tuvo grandes diferencias internas entre sus numerosos miembros, aduce al menos en público que Perón a sus 78 años de edad no era apto para tamaña cirugía a pecho abierto en aquel entonces. El bypass se empezó a desarrollar en el país desde 1971, a gran escala, desde el mismo Sanatorio Güemes. En las sucesivas columnas de Latidos, ampliaremos estos contenidos que son, realmente, apasionantes.

La conmovedora real y historia de la salud del bebe de una buena periodista de Clarín

Hace dos años que mi hijo vive con un tumor en el cerebro Mundos íntimos.La pesadilla se convierte en realidad. Es un caso en 280.000, le dijeron a su mamá para anunciarle que Agustín, 15 meses en ese momento, tenía cáncer. A partir de allí aprendieron a vivir con dolor e incertidumbre pero también con energía y buenos momentos. Lo crónico es esperanza. La autora, su marido Willy y Agustín: los médicos dijeron que intentarán mantener el tumor controlado hasta la pubertad cuando podría desaparecer Por María Paula Bandera. Licenciada en Comunicacion Social Y Periodista. Como cada mañana, Agustín se levanta y toma la leche. De repente, sin anuncio, una catarata de vómito sale de su boca. El solo hecho de que suceda llama mi atención porque vomitó una única vez en sus 15 meses de vida, pero la intensidad termina de desconcertarme, es como si hubiera largado la leche de todo un mes en sólo cuatro arcadas. Se asusta y se pone a llorar, miro a mi alrededor y el vómito lo cubre todo: su ropa, la mía, el piso. Lo veo indefenso cubierto de ese líquido fétido, con el cuerpo abatido; lo primero que hago es tomarlo en brazos, consolarlo, después lo meto en la bañadera y chapoteamos con sus juguetes un rato. Observar la sonrisa plástica de la ballena Elena o del pato Cua-cua me tranquiliza. Con el vómito del otro lado de la puerta, el ritual del baño sigue igual. El 24 de diciembre empieza parecido, así que vamos a una clínica, la pediatra lo revisa y diagnostica un virus gastrointestinal. Nunca antes había esperado tanto una Navidad como esta; quería descubrir la carita de mi hijo al abrir los regalos. Le había comprado una carpa y un tubo de tela de avión para que lo atravesase gateando. Pero los regalos deben esperar porque su segunda Navidad lo encuentra soñando. Vamos a la guardia en otras seis oportunidades, la historia es siempre igual, termina con la palabra virus. El primer día hábil del año me sacude con un vómito, podría ser otro más, pero no lo es, este me hace decir basta. Llamo a mi mamá y le pido que me acerque a la clínica del centro, donde ya lo habían atendido antes. Voy con una misión: que internen a mi hijo. Me recibe una doctora, le explico muy al pasar lo de los vómitos y me detengo en la parte que me interesa, le recalco que mi hijo dejó de caminar de repente y que ni siquiera gatea, un llanto que no había planeado enfatiza mi desesperación. Me pide que lo pare y trate de hacerlo caminar, Agus se queja, quiere dar un paso pero no puede, un dolor se lo impide, grita. Y entonces lo logro, decide internarlo. Al rato llegan mi papá y Willy, mi marido. Pasamos a una habitación y unas enfermeras se presentan para colocarle una vía, tienen una bandeja repleta de jeringas, me pregunto si hice bien en insistir … Mi hijo está acostado, tranquilo, hasta que siente la banda de goma apretándole el brazo y empieza a llorar. Intento cantarle, pero en ese momento no hay nada más lejano que la música, sé que si lloro voy a hacerle todo más difícil, así que me contengo. Lo pinchan cinco veces hasta encontrar una vena y le extraen varios tubos de sangre. Después le colocan la vía y ese brazo le queda duro, varias capas de venda forman un yeso improvisado. Agus pasa toda la tarde en mi regazo, al igual que el día en que nació, esa vez estuvo más de nueve horas acostado sobre mi pecho. No quería dárselo a nadie, pensaba que yo era la única capaz de hacerlo sentir seguro, que sólo mi cuerpo podía proteger la fragilidad del suyo. Ahora su tamaño exige posiciones diferentes, pero mis intenciones son las mismas. Una doctora entra a la habitación y nombra una palabra que jamás pensé asociada a un niño: tumor. ¿Tumor?, ¿dijo tumor?, mi rostro le hace todas las preguntas que mi boca no logra articular, entonces me explica que es una posibilidad remota, sólo un caso cada 280.000, pero que deben hacerle una tomografía para descartarlo. Un anestesista nos lleva hasta el tomógrafo, otra vez un solo adulto puede quedarse y pido tener el privilegio. Dicen que van a intentar hacerle el estudio sin anestesiarlo. Entonces, le invento a mi hijo una historia, l e cuento que el tomógrafo es en realidad un lavarropas, como ese que tenemos en casa, que gira sin parar, y que este es más divertido todavía porque tiene luces; y mi bebé me cree, clava su vista en la luz roja y se queda quieto todo el tiempo. Mis dos mejores amigas vienen a visitarnos, salgo con ellas al patio y a los pocos minutos Willy me viene a buscar; “nos llaman”, me dice. Vamos corriendo hasta llegar a una habitación vacía. Un doctor y una doctora nos piden que nos sentemos en un sillón, se sonríen y nuestra ansiedad agranda su parsimonia. “Tenemos los resultados de la tomografía”, anuncian, y no sé cuál de los dos es el que se anima, creo que es ella: “ Tiene una hidrocefalia secundaria producto de un tumor cerebral ”. Me tiro al suelo, mi marido me levanta y me sienta, veo cómo los labios de los doctores se mueven, pero no escucho nada. “Urgente a terapia intensiva”, dice ella, Willy se para y se va, los doctores también; al fin me desplomo en el sillón y tiemblo de una forma que no creía posible, entra mi mamá, no sé si escuchó lo que pasó, de todas formas no puedo explicárselo porque aunque intento hablar sólo me sale un aullido. Ella se queda conmigo, acariciándome el pelo en un gesto suave que contrasta con la virulencia de mi cuerpo. En silla de ruedas me llevan a la guardia y me dan un tranquilizante. Tras sus efectos, logro entrar a terapia, veo el cuerpito de mi hijo perdido en un mar de cables, mi marido lo acompaña, me cuenta que vino un neurocirujano, que dentro de tres días le van a colocar una válvula para tratar la hidrocefalia y le van a hacer una biopsia para saber qué tipo de tumor tiene. Agus duerme toda la noche, hasta que a las 6:00 le hacen una resonancia magnética. Cuando volvemos, el neurocirujano nos avisa que hay que operarlo de urgencia. Que sus signos vitales están decayendo, tiene 36 pulsaciones por minuto, así que lo preparan para la intervención de la válvula. Lloro a sus espaldas para que no me vea destrozada. “Vos tenés que estar bien para tu bebé”, me dicen las enfermeras, como si yo quisiera otra cosa, como si fuera tan fácil. Sin embargo, sé que es cierto, estar bien para él es lo mejor y lo único que puedo hacer, entonces lo hago. “Sáquenselo todo”, eso le pedimos con mi marido al equipo de neurocirujanos, que eliminen esa porquería de su cerebro para poder acabar con esta pesadilla cuanto antes, pero nos explican que el tumor no se puede operar, tiene una textura gelatinosa y se ubica en una zona donde los potenciales daños son demasiado graves como para arriesgarse. Hay que tratarlo con quimioterapia una vez que sepamos su nombre. El material tumoral de la primera biopsia es escaso, por eso no sirve para identificar el tumor; el informe baraja dos posibilidades y los oncólogos a los que consultamos nos piden revisar el taco en otra clínica. Tras varias semanas, el laboratorio llega a la misma conclusión, el nombre del tumor es un misterio. Con esta noticia también vuelven los vómitos, así que Agustín queda internado. Le hacen una resonancia y la neurocirujana nos informa que encontraron una diseminación en la médula y que el tumor al estar sin tratamiento larga “unas miguitas” que taparon la válvula, por eso hay que limpiarla. Mientras corrigen ese asunto le hacen una segunda biopsia, esta vez con la mejor neuropatóloga del país, a la que sólo se la consulta en casos difíciles como el de mi hijo. Termina la intervención y nos manda a llamar. Sale con la cofia todavía puesta y nos dice: “Tiene un PNET”, no sé qué significa, pero en seguida me lo deja en claro. “¿Es su único hijo?”, nos pregunta, le respondemos que sí con la cabeza porque no tenemos voz, entonces me abraza. Ese es el resultado de la prueba en frío, en breve estará el informe patológico, sólo nos anticipa que es un tumor muy maligno, pero me invade una certeza, sé que mi hijo se va a salvar porque me lo dice mi corazón de madre, porque cuando se trata de su cuerpo yo conozco algo que ni el mejor médico del mundo puede conocer: su esencia. A cada uno que me escucha le repito que mi hijo se salva y nadie se anima a contradecirme. Antes de empezar la quimio, la neuropatóloga nos informa que no es un PNET puro, que parece menos peligroso de lo que creía. El oncólogo empieza el tratamiento sin seguir un protocolo estándar, asegura que tarde o temprano va a descifrar la identidad del tumor de acuerdo a su comportamiento. El papel radiográfico ocupa toda la camilla, más de veinte hojas todas dispersas, ¿iguales?, ¿distintas? El médico trata de averiguarlo y lo hace en silencio. Levanta una imagen, la pone sobre un tubo blanco y observa, luego la baja y coloca otra, la secuencia se repite por varios e interminables minutos. Tengo ganas de gritar, aunque sólo miro el piso y espero con la ansiedad de saber que las próximas palabras que escuche tienen el poder de cambiar nuestro destino. El tumor está igual, pero el oncólogo quiere probar con un protocolo más fuerte. Piensa que agregando una droga la diseminación de la médula podría achicarse y por esa mínima esperanza Agus deja su cuerpo en la cancha. Después de cada quimio, la vida se traduce en vómitos y arcadas, no sé cómo ayudarlo, a esta edad no funciona el recurso del inodoro, tampoco sirve sostenerle la frente, el vómito de un nene de un año y medio es anárquico; lo siento sobre mi falda y nos cubro a los dos con un toallón, así es como pasamos las madrugadas. Sé que el tratamiento es nuestra enfermedad, Agus necesita recibir transfusiones de sangre e inyecciones para incrementar sus defensas. Es que destruir su tumor es destruir otras partes suyas, es acabar con las células que protegen su estómago, es darle palizas a sus glóbulos rojos, eliminar sus plaquetas y trompear sus glóbulos blancos. Soy una gran actriz, siempre estoy sonriente para mi hijo, pero un día el llanto me vence ante sus ojos. Las lágrimas espesas me quiebran al medio, así que me tiro en la cama; debilitado por la quimioterapia, él se acerca despacio, y me trae uno de sus juguetes, lo tomo y sigo en lo mío, se va, a los pocos minutos viene con otro y me dice “jugar” y entonces con toda la angustia del mundo, me levanto y juego. El tumor de Agus es crónico, tendrá etapas de tratamiento suave, como la que vivimos desde hace un tiempo; incluso puede que cuando sea más grande y le hagan rayos esté meses o años sin tratamiento alguno, pero el tumor va a seguir, al menos hasta la pubertad, según nos dijo la oncóloga, cuando la revolución hormonal se encargue de autodestruirlo. Hoy pienso en lo equivocada que estaba cuando creía que Agustín venía al mundo para que yo le enseñara. Muy poco de lo que sabía quedó en pie después de su diagnóstico; es distinta la vida cuando te enfrentás a la certeza de saber que no va a ser como esperabas y cada vez que pienso cómo hacer para vivir así, él me da la respuesta. Agus es puro presente, llora mientras dura la quimio y en cuanto termina se pone a jugar. Él elige que el cáncer no sea lo único en su vida y así me enseña que tampoco es lo único en la mía. Creo que nunca podré estar a su altura, pero cada mañana me levanto con el desafío de seguir su ejemplo. FUENTE: CLARÍN

Los mejores cardiólogos de la Argentina

Ampliaremos el sondeo entre médicos en los círculos más altos que estamos efectuando de manera muy seria...! CARDIÓLOGOS INTERVENCIONISTAS: 1) Luis De la Fuente 2) Jorge Belardi CARDIÓLOGOS CLÍNICOS: 1) Marcelo Elizari 2) Ricardo Esper CIRUJANO CARDIOVASCULARES: 1) Dardo Fernández Aramburu y José Navia CIRUJANO VASCULAR: 1) Juan Carlos Parodi ACLARACIÓN: Un cardiólogo intervencionista es, previamente, y por formación un cardiólogo clínico y en esta encuesta se tienen en cuanta a los médicos más prestigiosos que están en actividad.

Lo de Sofovich fue una angioplastia coronaria récord no una bomba peneana

Algún envidioso con ánimo de desprestigiarlo diseminó el rumor que Gerardo Sofovich aprovechó su internación debido a una arritmia cardíaca para colocarse una (inexistente...) ´´bomba peneana´´. la versión es tan falsa como moneda de cobre. Resulta que, en realidad, Sofovich pidió que la ambulancia -eran a las 3 de la mañana- lo lleve a la clínica Suizo-Argentina pero los ambulancieros enfilaron para la clínica Arcos, luego de lo cual el animador reculó y dirigió a la clínica Suizo para ver a su cardiólogo Luis De la Fuente. Ampliaremos...ya que Arcos quedaron muy sentidos con Sofovich por dirigirse a la clínica Suizo a pesar de ambas son del mismo grupo médico pero competidoras entre sí.

¿Por qué al corazón se lo llama ´´el Bobo´´ ?

Eso fue lo que le preguntó en televisión la diva argentina Mirtha Legrand al periodista y conductor Beto Casella mientras este le explicaba al aire -por canal 13- en la mesa de la cena que había sido operado por el cardiólogo Luis De la Fuente. ´´Se le dice ´bobo´ dice el doctor De la Fuente ante la consulta de este portal de periodismo de medicina ´´ya que trabaja las 24 horas del día y de manera gratuita´´...afirmó con seguridad el padre de la cardiología intervencionista argentina al que la señora Legrand ya desde los años 90 consideraba como ´´el Favaloro de los 90´´ y a quien Casella cataloga como ´´el Messi´´ de la cardiología argentina de los años 2000. Ampliaremos la apasionante saga de las enfermedades cardiovasculares por ser la más frecuente y a sus protagonistas ya que el doctor De la Fuente además, es quien lo salvó este año al periodista Samuel Chiche Gelblung del bypass al indicarle una angioplastia coronaria con stent debido a un infarto cardíaco.

El récord cardíaco argentino de Sofovich

Posee 2 cateterismo coronarios diagnósticos y tres internaciones por delicadas arritmias así como un implante de células madre en el 2011, el primero a un famoso en el país a manos del cardiólogo intervencionista Luis De la Fuente y una triple operación en un mismo acto quirúrgico en el 2013 sobre la aorta, la arteria renal y la arteria femoral en la Suizo a manos del mismo equipo del doctor De la Fuente sumado a sus doce intervenciones coronarias por angioplastia Dice Clarín que Gerardo Sofovich (78) fue sometido a una angioplastia, la número 12, y se convirtió en el paciente récord con 15 stents, 13 que son coronarios y dos que son en las arterias renales: y ya es el hombre con más procedimientos de este tipo en todo el país. "Está bien. Se le colocó un stent, que libera un medicamento durante treinta días para mantenerlo estable. Tenía una lesión muy chiquita en una arteria coronaria, de 2 o 3 milímetros de diámetro", informaron fuentes allegadas al productor. La figura de Los 8 escalones (El Trece) había ingresado al Sanatorio Los Arcos, el miércoles a las tres de la mañana. Ayer fue derivado a la Clínica Suizo Argentina y fue operado por su cardiólogo personal desde 1992, el Dr. Luis de la Fuente, una eminencia en cardiología intervencionista. Aún no se sabe la fecha en que será dado de alta. Sólo se confirmó que quedará internado en la clínica durante el fin de semana. "Entró con una fuerte taquicardia y el miércoles fue estabilizado y monitoreado en la unidad coronaria. Hoy se le hizo un estudio coronario para ver el grado y la localización de las obstrucciones coronarias. Y se procedió a operarlo", explicaron desde su entorno. "Gerardo es un gran paciente. Tiene un montón de operaciones, de internaciones. Hoy, se convirtió en el hombre récord", agregaron. La ventaja de la angioplastia es que, a diferencia del bypass, no es necesario abrir el pecho. "Se utiliza anestesia local y es mínimamente invasiva", explicaron desde la Suizo. Sofovich ya prometió dejar de fumar y lleva una abstinencia de una semana y estrenando nueva novia lo que lo motivó a todo esto sumado a los consejos del afamado cardiólogo De la Fuente. FUENTE: CLARÍN, DyN, Infobae, Perfil y Télam.

Internaron de nuevo a Gerardo Sofovich

EN LA UNIDAD CORONARIA Internaron a Gerardo Sofovich El productor y animador televisivo fue internado en la clínica Los Arcos a consecuencia de una arritmia, informaron a Télam fuentes cercanas al creador de "Operación Ja Ja". IMPRIMIRACCESIBLEACCESIBLE Los informantes agregaron que en la madrugada de hoy y a causa de una fuerte taquicardia producto de las bajas temperaturas y el estrés, Sofovich fue llevado en ambulancia a la clínica del barrio de Palermo. En estos momentos, Sofovich se encuentra en unidad coronaria, donde médicos supervisados por su cardiólogo personal, el doctor Luis De la Fuente, están estabilizando sus parámetros vitales, sin que se requiera, por el momento, otro tipo de intervención. De 76 años, el creador de "Polémica en el bar" y decenas de éxitos televisivos presenta un delicado cuadro cardiovascular crónico, que motivó que se le practicaran 11 angioplastias, todas a cargo del equipo de De la Fuente. En octubre pasado, Sofovich sufrió un incidente similar al de esta madrugada, que lo obligó a permanecer 48 horas internado, mientras que la intervención más severa que padeció en los últimos tiempos fue de marzo del 2013 cuando debió practicársele una cirugía vascular y combinada en las arterias aorta abdominal, arteria renal y arteria femoral. FUENTE: TÉLAM.

Nuevo Ecocardiográfo en 3D en el país

Ampliaremos la información disponible ya que es en color y en 3D el moderno equipamiento que consta de un software especializado para poder apreciar mejor y evaluar de manera óptima el corazón sin invadirlo que está siendo probado y completando su instalación. Lo trajo a la Argentina el doctor Luis De la Fuente, pionero en la introducción en Argentina de tecnología médica y los equipamientos cardiovasculares más ineditos y novedosos.

Los panqueques de Manes

Dice con orgullo que es de cuna radical pero ya está en UNEN ya que se lo llevaron a Ernesto Sánz (y esto generó que el alfonsinismo bonaerense, que no lo digiere a Manes, se sienta invadido en ese territorio tal como nos informaron en off the record los conocedores de la interna radical) vía un importante dirigente de la mítica Sociedad de Distribuidores de Diarios, Revistas y Afines quien se lo presentó a Sánz. Fue todo, al toque de atenderla a la presidenta Cristina Fernández a quien, y en realidad, aunque los diarios que se precien de ser serios lo afirmen: él nunca operó, ya que, simplemente, jamás operó, ni opera ni operará a nadie, por ser un buen pero simple aunque moderno neuropsiquiatra. Tampoco le diagnosticó Manes su hematoma craneal ya que esto se hizo en la guardia de la clínica Favaloro por otro médico, mientras el publicitado y mediático científico estaba dando una charla en el interior del país. Empezó Manes con una monotemática columna de neurología cognitiva en Clarín para luego pasar a C5N lo que motivó la broma de Daniel Hadad con su círculo íntimo acerca de que Manes era una suerte de ´´accionista´´ del canal... (Sic) y luego de este canal de cable se amplió a La Nación. Ojalá que este ambicioso médico mediático, de 45 años de edad, no termine su ciclo como el tristemente célebre Borocotó... frente a cierto sector del periodismo ya entregado que no es capaz de hacerle una crítica o una repregunta ante la fantasía de cierta prensa que el mediático doctor les brinde, tal vez, algún día o vaya a saberse cuando que dato, noticia o indicio de la cambiante actualidad presidencial... ampliaremos

Células madre para el futbolista argentino Di María

Se le están colocando al futbolista en el muslo debido a un desgarro en el músculo recto anterior. Consiste en un extracto de plaquetas y de células madre para disminuir la inflamación y el edema. Ampliaremos ya que el gobierno argentino suspendió los avances que, por ejemplo, en materia cardiovascular se hicieron en Argentina, pero ahora se reflota este tema de la medicina regenrativa...debido a la aplicación de dichas células madre que serán para el siglo 21 lo que las vacunas y los antibióticos fueron en la medicina para el siglo 20 como ya afirman figuras como el cardiólogo Luis De la Fuente y los prólogos de los libros más modernos de fisiología médica.